Esta publicación tiene 31 meses de antigüedad, te invitamos a buscar publicaciones más recientes relacionados a este tema aquí.

Puesto que una base de datos es generalmente un modelo que refleja una situación del mundo real, ciertos datos pueden inevitablemente faltar, ser desconocidos o no ser aplicables. El lenguaje estándar de base de datos soporta explícitamente los datos que faltan, son desconocidos o son inaplicables, a través del concepto de valor nulo (que no debe confudirse con el valor cero). Un valor nulo es un indicador que dice al usuario que el dato falta o no es aplicable. Por conveniencia se dice que el dato que falta tiene el valor NULL. El valor NULL no es un dato numérico real. En vez de ello, es una señal o un recordatorio de que el valor de datos falta o es desconocido. En el lenguaje de base de datos SQL existe un conjunto de reglas especiales que gobiernan el manejo de los valores NULL.

 

Existen circunstancias en las que los valores nulos pueden no ser razonables. Por ejemplo, no se pueden utilizar campos con valores nulos como identificador único (clave primaria). Por estas razones, la cláusula NOT NULL se introduce con las definiciones de la columna que no pueda contener valores NULL. En efecto, la especificación de NOT NULL ayuda a mantener la integridad de la base de datos. La presencia de esta cláusula indicará al sistema que rechace cualquier actualización de una tabla que provoque valores nulos. La anexión de NOT NULL a la definición de columna elimina los problemas que puedan surgir en relación con los valores. Por lo tanto, lo que se recomienda es especificar NOT NULL siempre que sea conveniente.

Un saludo de mi parte, @telecristy.

¿Te gustó esta publicación? Márcala como favorita