Esta publicación tiene 36 meses de antigüedad, te invitamos a buscar publicaciones más recientes relacionados a este tema aquí.

Uno de los problemas claves que se presentan en una base de datos real, que esta formada por varias tablas, es la repetición de datos, es decir, campos que se repiten en diferentes tablas o bien a lo que conocemos como redundancia todo esto nos dificulta la gestión, la actualización, insertar, modificar, eliminar, etc.

database.jpg

Todo esto se resuelve con la integración entre las distintas tablas y que se controle la repetición de los datos. Así es como surgen los llamados sistemas de gestión de bases de datos relacionales que, en el caso de los microordenadores, están concebidos como un conjunto de programas de propósito general que permiten controlar el acceso y la utilización de las bases de datos de forma que satisfagan las necesidades del usuario. Y que actúen con independencia de los datos, y con ellos las llamadas Bases de datos relacionales que pueden resolver, mejor que otras organizaciones, las dificultades de redundancia y no integración de los datos. En este tipo de bases de datos se suprimen las jerarquías entre campos, pudiéndose utilizar cualquiera de ellos como clave de acceso.

 

Ahora bien, la teoría relacional se base en el conjunto matemático de relación. Se debe a E.F Codd, quien desarrolló una sólida fundamentación teórica. Aunque dicha teoría requiere para su completa implantación que el acceso a la memoria sea por contenido y no por dirección.

Las principales ventajas del uso de las bases de datos relacionales son:

+ Actúan sobre las tablas en su conjunto, en lugar de hacerlo sobre los registros como sucede en otros sistemas.

+ Se pueden realizar consultas complejas que utilizan varias tablas de forma simple.

+ Son fáciles de utilizar (la organización física de los datos es independiente de su tratamiento lógico).

Y la organización relacional se caracteriza porque las tablas de la base de datos tienen estructura de matriz o tabla bidimensional, donde las filas son los registros y las columnas los campos.

relacional.png

Las tablas son tratadas como conjuntos  matemáticos, obtenidas como subconjuntos del producto cartesiano de los rangos de posibles valores de los distintos campos que la forman. Cada tabla dispone de una cabecera y una serie de registros (filas) donde se describen los objetos.

En la siguiente imagen vemos que representa la tabla donde ejemplificamos la base de datos de la biblioteca adaptado al modelo relacional. Esta tabla tiene todos sus campos relacionados, de forma que es posible tomar, por ejemplo, como entrada, la materia y averiguar el número de ejemplares, o bien obtener todos los libros editados en 1986 sin más que consultar el campo correspondiente a “año de edición”.

tabla.png

Un placer, @telecristy.

¿Te gustó esta publicación? Márcala como favorita